CICLOS PERSONALES Y PLANETARIOS

Esther Morales
Psicóloga Clínica – CHILE
www.esthermorales.cl

Los ciclos son estados, situaciones y procesos que ocurren durante un periodo de tiempo determinado y que luego vuelven a empezar. Podríamos decir que  estos ciclos ocurren en el Universo, en la tierra, en la naturaleza, en nosotros los seres humanos y en todos los reinos, el animal, el vegetal, el mineral y en la unidad mínima en que se manifiesta la vida, en las células, en los átomos.

Todo tiene un nacimiento, un desarrollo o crecimiento, un punto de máximo potencial, un declinar, un fin o una muerte y después de eso comienza un nuevo ciclo, con nuevas características, porque nada muere sólo se transforma.

Estamos más cerca de los ciclos humanos, porque vivimos nuestra existencia en el espacio-tiempo y cada uno de nosotros, nace, crece, madura, declina y muere, en ciclos, que a medida que mejoramos las condiciones de vida, van siendo cada vez más largos,  ej. en la Edad Media eras anciano a los 30 años y ahora lo eres después de los 80.

Hay ciclos grandes que contienen a otros más pequeños, como por ejemplo en la adultez, está contenido el ciclo de la familia , de la pareja, del trabajo, de los hijos, etc. y  a su vez, cada uno de ellos, contiene a sus respectivos sub ciclos, ej. la primera pareja.

Si aceptamos el flujo del ciclo, como algo natural que ocurre en un determinado periodo de tiempo, percibiríamos el declinar y la muerte de algo, como un proceso de término de algo viejo, para que renazca algo nuevo y diferente. Sin embargo, no ocurre así y miles de personas en este mundo temen a la muerte propia y la de los seres más queridos, se aferran a relaciones familiares deterioradas, a parejas mentalmente enfermas, a trabajos estresantes, a hijos egoístas y abusivos, a hábitos insanos, porque no son capaces de soltar, de dejar morir para permitir un cambio y un renacimiento.

El ego se aferra a algo, por costumbre, comodidad, por miedo a lo nuevo, por cobardía, y mientras más alarguemos artificialmente un ciclo en  nuestra vida, más sufriremos, y el final llegará igual, pero de forma abrupta y más violenta.

En cambio, cuando aceptamos la declinación y la muerte de un proceso, como algo natural y vamos poniendo los cimientos para el nuevo ciclo, la vida nos ayuda sincrónicamente y todo se da de una manera más fácil y fluida. En gran parte el sufrimiento humano tiene más que ver con esto, que con las cosas horribles, que pensamos nos ocurrirán. Me encanta la frase : “lo peor de tu vida, nunca pasará”.

La vida humana es corta y la muerte no es un vacío negro, muchas personas que han vivido estados CM, de casi muerte, describen el cese del dolor y el sufrimiento, una gran paz, una liberación, una luz blanca, brillante. Finalmente, después de vivir una vida, reencarnamos y viene otra, que nos da la oportunidad de evolucionar como almas.

Si trasladamos esta visión a nuestro planeta , vemos que su ciclo es tan grande que ni siquiera podemos comprenderlo, al igual que un elefante no puede entender el de un mosquito. La Tierra tiene miles de millones de años y ha vivido incontables ciclos, algunos de ellos los estudiamos en el colegio, en las clases de Historia, pero sólo el corto periodo en que existimos como especie humana, habitando este maravilloso mundo, tan lleno de vida, que no hemos sabido cuidar, a pesar de ser nuestro único hogar y el de las generaciones que vendrán.

Todo indica que está acabando un ciclo y empezando un nuevo, la era Pisciana se bate en retirada y entra la era Acuariana, con rápidos cambios, políticos, sociales, económicos, religiosos, un rápido avance de la tecnología y seres humanos más despiertos y conscientes.

Sequías, inundaciones y terremotos son movimientos terrestres que transformarán la geografía como tantas veces ocurrió en el pasado, nuestro sol está muy activo generando grandes tormentas y emanaciones energéticas, hacia todo el sistema solar, algunas especies de animales están desapareciendo y paradójicamente mientras muchos humanos mueren de hambre, otros lo hacen por enfermedades derivadas de la obesidad.

El único radio de acción frente a todo esto, es personal e individual : ese parece ser el camino, la alternativa es dejarte llevar por el miedo y la confusión.

Aprende a respirar profundo, come alimentos sanos, toma mucha agua, conéctate con la vida a través de los sentidos (mira, escucha, gusta, huele, toca, saborea), eso te pone en el presente y detiene a la loca de tu mente, en algún momento del día cierra los ojos y conéctate con el ser que eres, ese ser esencial que se esconde detrás de tu personalidad; si sólo te movilizas haciendo cosas, debes saber que corriendo….no vas a ninguna parte.

Revisa el estado de tus ciclos, si algo en tu vida hace tiempo que no camina, acepta ese final, déjalo ir, y eso dejará espacio para lo nuevo, verás como todo se sintoniza y no te darás cuenta como vibrarás en una nueva frecuencia y por lo tanto en una nueva experiencia.

Te recomiendo no ver noticias en la TV, esas imágenes y contenidos te muestran sólo lo peor, mientras paralelamente están ocurriendo muchas cosas maravillosas, que a los empresarios de las comunicaciones no les interesa  mostrar.

Ora a tu Dios, finalmente hay una sola divinidad con muchos nombres, y si quieres ayudar en este parto planetario, envía amor y luz a las zonas donde hay guerras o a los lugares donde esté ocurriendo alguna catástrofe natural.

Amate por lo que eres, con la luz y la sombra, no hay nadie igual a ti en este mundo, descubre porqué estás aquí, y realiza tu tarea, nadie lo hará por ti, permanece centrado(a)  y tranquilo(a), la nueva Tierra ya está naciendo , un nuevo ciclo se abre paso, solamente….

Posted in: