LA TECNOLOGÍA Y SU INFLUENCIA EN LAS DIFERENTES EDADES

Esther Morales – Psicóloga Clínica – www.esthermorales.cl

La tecnología ha venido para quedarse, y este es un camino sin retorno para la humanidad, esta verdadera revolución, ha venido a cambiar de forma definitiva, la forma como aprendemos, como nos comunicamos con otros, como nos enteramos de lo que ocurre en nuestra ciudad, país y en el mundo entero, de manera rápida e instantánea.

En el mundo vegetal, animal y humano, el desarrollo y evolución de individuos y especies se produce durante muchos años, nosotros mismos necesitamos nueve meses, para que se geste nuestro cuerpo en el vientre de nuestra madre, y posteriormente muchos años, para adquirir todas las habilidades físicas, intelectuales, motoras, de lenguaje y comunicación, que necesitamos para lograr un desarrollo personal, que nos permita insertarnos en la sociedad y cumplir con todas sus tareas, reglas y normas.

En la evolución del homo sapiens, que se ha producido  durante millones de años, la tecnología ocupa un breve tiempo solamente, y hasta ahora es visto como el mayor signo de inteligencia humana y ha transformado nuestras vidas para siempre.

La tecnología es neutra, ni buena ni mala, todo depende del uso que le demos y cuando somos adultos, nuestra madurez, autocontrol e inteligencia, nos permitiría hacer un uso racional de ésta, filtrar lo que nos sirve o no, así como mantener, nuestras actividades sociales, recreativas, deportivas, sin permitir que ésta invada nuestra vida. Sin embargo,  es preocupante observar, que un número importante de personas se hacen adictas a la tecnología, abandonan actividades sanas y placenteras como conversar, pasear, meditar, estar en contacto con la naturaleza, realizar actividades manuales, etc y lo peor : restan horas al sueño, se alimentan rápido y mal, o dejan de compartir con su pareja, familia y amigos, por preferir este solitario placer, de estar largas horas frente a su computador, tablet o teléfono celular, en una pseudo conexión con otros y el mundo, que nunca sustituirá la conexión cara a cara, el lenguaje verbal, corporal y la trasmisión energética que se produce, cuando estamos con otras personas. Nos hacemos amigos y confidentes, de atractivos y cada vez más sofisticados aparatos tecnológicos, que nos aíslan, nos ponen sedentarios y estamos sobreinformados, respecto del mundo y sobre otros, no sabemos muy bien para qué.

Veamos como ha influido la tecnología, en la vida de los diferentes grupos etáreos de nuestra población :

En el caso de los bebés y niños de la primera infancia, si bien aún no utilizan la tecnología, sus padres si lo hacen y a veces de manera tan frecuente, que restan tiempo al contacto que deben tener con sus hijos y que es tan necesario, para su desarrollo cognitivo, intelectual, emocional , afectivo y social. Dicha conexión tiene que ver con hacer contacto visual con el niño, hablarle, tomarlo en brazos, cantarle, sacarlo de paseo y permitir su interacción con pares o niños de su misma edad, así como también con otros adultos, tales como familiares y/o amigos de los padres

Actualmente cada vez es más precoz, el inicio del uso de la tecnología, por lo tanto los niños de tres a cuatro años, ya saben usar celulares, computadores, juegos electrónicos y los padres se los pasan, como una manera de que se entretengan, no molesten y los dejen hacer sus cosas personales, sin interferencias.

En la etapa escolar, entre primer y segundo ciclo de enseñanza básica, esto es entre primero y octavo año básico, cuando los niños tiene entre 6 y 14 años, van usando cada vez más la tecnología, tienen celulares y computadores propios, acceden a juegos electrónicos, entretenidos, con mucha acción, música estridente y por lo tanto muy atractivos. En mi experiencia, he visto que los padres compran estos juegos, sin verificar a veces si son adecuados para la edad del niños y muchas veces estos están cargados de violencia, uso de armas blancas y de fuego, guerras, muertes, ataques, permitiendo de esta manera, la peligros asociación, de violencia con juego.

Los niños necesitan descansar después de las agotadoras jornadas escolares, así como también jugar, compartir con amigos, ir a las plazas, andar en bicicleta, el ejercicio sería el antídoto para evitar, el sedentarismo, la obesidad y la adicción a la tecnología.

Las familias ya no comen juntas, cada miembro come a la hora que llega, en su pieza sólo y usando todo tipo de aparatos electrónicos, de manera que el hogar ya parece un hotel de estadía permanente. Una de las cosas que más valoro, de mi infancia y adolescencia, fue vivir en una ciudad pequeña, con mis padres y hermano, donde se caminaba, se andaba en bicicleta, pero por sobre todo, siempre tuvimos almuerzos y cenas en familia, donde siempre había algún tema de conversación.

En el inicio de la pubertad, comienza el interés romántico y sexual, por el otro sexo y en el caso de las niñas, los primeros flirteos se realizan usando celulares, computadores, accediendo a las redes sociales, donde la fantasía antecede a la realidad y ellas y ellos, creen tener en primer lugar un montón de amigos, que en realidad, son solamente “contactos”, donde no se ha generado la interacción necesaria para crear vínculos positivos y duraderos, que caracterizan lo que llamamos “amistad”. En el plano de pareja, se van produciendo los primeros acercamientos, las primeras fiestas, la comunicación personal y social, se realiza por esta vía, dificultando la primera y facilitando la segunda, hasta cierto punto. La comunicación escrita es escueta, simple y carece de la riqueza del lenguaje oral, el lenguaje corporal y la trasmisión de emociones y sentimientos, que caracterizan el cara a cara, lo cual se presta a confusiones, alteraciones emocionales, estrés, frustraciones, desilusiones. Es en la etapa del inicio de la adolescencia, donde se genera el ciberacoso o ciberbullying, una forma cruel y cobarde de maltrato psicológico reiterado, usando las redes sociales, que deja a la víctima expuesta y fragilizada frente a ataques grupales, que les pueden llevar en los casos más extremos, a la depresión  y al suicidio.

En el caso de los varones, su despertar sexual y erótico, les llevan a acceder a fotos, pero sobretodo a sitios de pornografía, que les conducen a erotizarse en forma extrema, abusando de la masturbación, como un medio de satisfacción rápida y buscando en sus encuentros con el mundo femenino, relaciones donde el otro no importa más, que la autosatisfacción rápida y que lleva a relaciones breves y promiscuas, donde se corre el riesgo de adquirir infecciones de trasmisión sexual y lo que es mucho peor, embarazos no deseados, por parte de personas inmaduras, que no están preparadas para ser padres.

Los padres deben advertir del peligro de conectarse con personas desconocidas, a través de chats, ya que existe el riesgo de establecer vínculo con algún pedófilo, que puede terminar abusando sexualmente de jóvenes ingenuos, que nunca sospecharon, caer en este tipo de trampa.

La adicción a internet se está haciendo frecuente en los jóvenes, especialmente en los varones, China ha creado clínicas de desintoxicación para jóvenes adictos, donde se les interna por un tiempo y reciben tratamiento, tal como se hace con las personas adictas a drogas o alcohol.

En el caso de los adultos, muchos de ellos gustan de ver por tv las noticias en la noche, donde especialmente en nuestro país, se muestra profusamente, asaltos, accidentes, protestas, violencia callejera, crímenes, estafas, una muestra de lo peor de nuestra sociedad, dando la impresión, de que vivimos en un mundo violento, amenazante, corrupto, donde el bien brilla por su ausencia, ello contribuye a la incorporación de estas impresiones en el inconsciente colectivo y ser percibidas como una verdad absoluta, sin ninguna posibilidad de cambio. Millones de personas son buenos ciudadanos y en el mundo cada día ocurren incontables actos positivos, sin embargo éstos no se muestran en la prensa, ni en la televisión.

Para la población adulta, hoy es impensable trabajar sin internet y muchos acceden a programas que facilitan su trabajo, como los arquitectos por ejemplo, lo que antes tomaba horas, hoy es instantáneo, se pueden escribir textos, enviarlos, hacer exposiciones con el uso de power point, etc., sin embargo muchas personas se distraen, navegando por internet, comunicándose por las redes sociales, en horas de trabajo, disminuyendo de esta manera su concentración y productividad. Chile es un país donde se trabajan muchas horas al día, pero con poca productividad, algo que los países desarrollados cambiaron hace tiempo.

Me llama especialmente la atención, en los comentarios que leo en redes sociales, garrafales faltas de ortografía y graves errores de redacción, que me producen vergüenza ajena, dicho problema refleja, que dichas personas no leen habitualmente, ya que está demostrado que la lectura desarrolla la imaginación, la expresión oral y escrita, ayuda a ordenar ideas y facilita la comunicación.

Las redes sociales más populares como Facebook, Twitter, plataformas como YouTube, donde se pueden subir fotos, hacer comentarios libremente y han permitido la aparición de los “hater”, que perfeccionaron a los “troll” : personas que siendo una franca minoría, encuentran tribuna gratuita y se dedican a agredir a otros, a hacer comentarios cargados de agresividad, descalificaciones, burlas, realizando una propagación del odio, sin realizar ningún aporte positivo. Detrás de ellos, en muchos casos hay personas desadaptadas, frustradas, resentidos sociales, que no han logrado tener éxito en la vida y que utilizan el anonimato y la distancia, que ofrece internet.

Lo más grave es la “cultura del odio”, que se manifiesta en internet a través de ataques hacia mujeres, homosexuales, grupos étnicos, razas y nacionalidades, personas con diferentes religiones, ideas políticas, grupos económicos, etc, lo cual es una fuerte limitante a la libertad de expresión y a la manifestación de la diversidad, en el mundo.

No estamos en contra de la tecnología, ella constituye una demostración de la inteligencia humana y es propia de las sociedades del tercer milenio y donde nadie quiere restarse, ni países, ni grupos, ni individuos, sin embargo nosotros debemos ser capaces de utilizar la tecnología a nuestro favor y no en contra, así como espero que la robótica, permita que robots de distinto tipo, realicen tareas peligrosas o que resultan monótonas y agotadoras, para los humanos, pero en ningún caso los suplanten en trabajos, donde el ser humano, siempre será superior; no me imagino psicólogos robots, por ejemplo.

Los adultos, tenemos el deber de educar a niños y adolescentes, en el uso correcto de la tecnología, evitando que dejen de lado las tareas de cada etapa del desarrollo, que les permitirán ser en el futuro personas maduras, creativas, equilibradas, con una adecuada inteligencia emocional-social y un aporte para su sociedad y para el mundo.

Los medios de comunicación masivos, tiene una responsabilidad social que no pueden eludir, la televisión además de informar y entretener, debe educar a la población y aportar contenidos necesarios para mejorar la cultura, especialmente de los grupos más desfavorecidos, con lo cual el país entero se beneficiaría, hoy y en el futuro.

 

Posted in: