CELEBRACIONES DE FIN DE AÑO

  • Views 0

Esther Morales León

Psicóloga Clínica y Educacional – Chile

www.esthermorales.cl

Nuestra vida esta compuesta de ciclos, asi como la Naturaleza y también el Universo, porque somos un microcosmos dentro de un monumental y cuántico espacio-tiempo. Este ciclo social llamado año, está a punto de terminar y marcamos este final con múltiples actividades, que nos hacen correr y estresarnos, cuando en realidad el tiempo solo transcurre, sin límites de ningún tipo.

Dos celebraciones importantes, marcarán el fin de este ciclo : la Navidad y El Año Nuevo, la primera más íntima y familiar, la segunda más expansiva y colectiva. La Navidad generalmente es vivida como una íntima y privada experiencia, celebrando en general a través de una cena, con los miembros de nuestra familia, donde confluyen varias generaciones, que integran nuestro árbol genealógico y además donde nos permitimos recordar a aquellos que ya partieron. En Occidente, esta fecha tan especial está marcada por el consumismo, donde lo más importante, son los regalos materiales que se entregan a todos, no sólo a los niños y Santa Claus, opaca la conmemoración espiritual, del nacimiento de Jesús.

Esta celebración nos debería permitir mirarnos en el aspecto personal y familiar. En el aspecto personal sería bueno hacer una revisión o balance de todo lo bueno y lo malo que ocurrió durante el año, en el caso de lo bueno para agradecer y en el caso de lo malo, para visualizar posibles cambios en el futuro. En el aspecto que tiene relación con nuestra familia, con aquellos seres consanguíneos, que conforman nuestro grupo familiar : abuelos, padres, hermanos, hijos, así como también con nuestras parejas, amigos más cercanos, compañeros de trabajo, vecinos, etc., este es la mejor ocasión para revisar la conducta personal con todos ellos : nuestra forma de darles afecto, apoyo, cuidados, o por el contrario, nuestras rabias, egoísmos, discusiones, rencores, distanciamientos, ausencias y todo tipo de desamor.

El AÑO NUEVO es una evento de tipo social y colectivo, donde se celebra mediante fuegos artificiales, fiestas, cenas en restaurantes, bailes y mucho alcohol, la partida del Año Viejo y la llegada de uno Nuevo, muchos querrán celebrarlo y están en su legítimo derecho, sin embargo el fin de este ciclo anual, nos debiera llevar a mirar como fue al año que pasó, para nuestro país y para el mundo, es común que los canales de televisión, hagan un recuento más bien de lo malo que ha ocurrido, lo más sensacionalista, porque los avisos comerciales les rinden importantes ganancias.

En nuestro país, Chile, el 18 de Octubre de este año, se inició un violento estallido social, que nos afectó fuertemente a todos, independiente de nuestra edad, cultura, condición social, profesión, etc, y fue para muchos como la caída de un velo, que nos hizo mirar una cruda realidad y que mostró la verdad desnuda, de una impactante desigualdad, injusticia, abusos de poder, pobreza, desvalimiento, que si bien todos conocíamos, nunca nos habíamos hecho cargo de cambiar. Esta Navidad y Año Nuevo, serán distintas a otros años, seremos menos consumistas, con una sensibilidad nueva, le daremos más valor a nuestros seres queridos, pensaremos en quienes nada tienen y agradeceremos por todo lo que la vida nos ha dado y nunca nos detuvimos a considerar.

Después de los dramáticos hechos  vividos a fines de este año, todos los chilenos, queremos una importante renovación y cambio en nuestra sociedad, y esos cambios ya comienzan a vislumbrarse, en los grupos que se reúnen espontáneamente, en la idea de que necesitamos una nueva Constitución, más moderna y adaptada a una nueva realidad, de que los miembros del poder legislativo y comunal deben ser personas con vocación social, intachables en su conducta ética y moral, capaces de representar las necesidades de la gente y luchar por ello, no queremos un nuevo presidente que funcione como un señor feudal, sino como alguien que escuche, respete y movilice los cambios urgentes que necesita el Chile moderno, inserto en un mundo cambiante y lleno de desafíos.

Paralelamente, nuestro planeta está viviendo un cambio clímatico de grandes proporciones, el calentamiento global derrite los polos, aumenta el nivel del mar, produce grandes sequías e inundaciones, sin embargo los gobiernos no logran comprometerse en acciones concretas, para disminuir el riesgo de un colapso. En respuesta, miles de personas se han organizado a través de las redes sociales, para realizar acciones ecológicas voluntarias, como plantar árboles, limpiar ríos, mares y playas, hacer cultivos orgánicos, muchos participan en organizaciones de protección animal, dejaron de comer carne, reciclan, hacen compost, usan productos más ecológicos.

Son muchos quienes estan despertando a una nueva conciencia, está surgiendo un anhelo de paz, de integracion entre las naciones, la protección de la Naturaleza y de sus especies, el uso de nuevas formas de energía, una economía equilibrada, que permita a todos un hogar y una subsistencia digna, evitando el acaparamiento de riqueza en manos de unos pocos. También muchos aprenden a conectar con su ser interior, encuentran a Dios en su interior, no necesitan religiones, ni gurúes, ni dogmas, ni tabúes.

Los cambios en el mundo continuarán y muy rápido, los cambios personales también, sólo debes mantenerte tranquilo(a), evita impactarte con noticias catastróficas, no tengas miedo, todo lo que está ocurriendo tiene un sentido, añade tu importante grano de arena a este cambio. Agradece por estar aquí y ahora, en este momento tan crucial de nuestra evolución como especie humana, tienes el privilegio de ser un protagonista en la sanación de nuestro amado planeta y la integración de las conciencias individuales , que poco a poco, paso a paso, nos hará sentirnos UNO con los otros, con el reino mineral, vegetal, animal y porqué no decirlo, con nuestro sistema solar, con la galaxia y con todo el Universo.

EJERCICIO SUGERIDO

Siéntate en un espacio al aire libre, ojalá rodeado de vegetación, mira hacia el cielo y recuerda que eres parte de algo superior, mira y toca la tierra, recuerda que ella es tu madre, ahora cierra los ojos, siente tu corazón  latir en el pecho y agradece por tu vida, por ser quien eres único e irrepetible,  y por todas la cosas buenas que te rodean.

Siente tu campo de energia rodeándote, expándelo y repite tres veces “yo soy”, rodéate del color violeta, para transmutar todo lo negativo que tuvo este año para  ti, y luego de un radiante color turquesa, para que puedas brillar. Luego respira profundo y llena tu campo aúrico de energía dorada, y prométete a tí mismo, ser cada día una mejor persona y ayudar en este cambio fundamental que vive hoy la humanidad, porque tú eres parte de ella y un habitante de un planeta, único y maravilloso.


Posted in: